No tiene brazos ni piernas pero aun así nada le impide hacer lo que le gusta ¿Y tú de que te quejas?

Tiyo es un niño de 11 años que ama los videojuegos, este gamer es particular, ya que no tiene brazos ni piernas y aun así es el mejor jugador de Play Station entre sus amigos, quienes hacen saber que sus habilidades son impresionantes.

A pesar de los límites que puede tener Tiyo por no tener extremidades, no ha sido impedimento para que el disfrute de hacer lo que más le guste, solo necesitaba encontrar la manera de hacerlo.

Muchas personas hoy en día se quejan por cosas que realmente terminan siendo insignificantes, esto porque se olvidan de todo lo bendecidos que son y están cometiendo un error.

El hecho de estar completos y sanos es la mayor bendición que podemos tener, esto debido a que tenemos salud para lograr nuestras metas y disfrutar de la vida a cada instante.

Si te quejas porque talvez no tienes algo material, es hora de que realmente pienses en lo importante que es lo bendecido que eres. La mejor manera de valorar más lo que tienes es viendo esta maravillosa historia que te vamos a contar.

Un niño llamado Tiyo Satrio tiene 11 años y es un amante completo de los videojuegos, lo más hermoso de esto es que no es cualquier gamer es un niño muy luchador y es considerado como el mejor en los jugadores entre sus amigos.

El no tiene piernas ni brazos sin embargo nada de esto le impide ser feliz y amar lo que hace. Te vamos a dejar la historia completa que va contar de mejor manera esta impresionante historia que te va dejar sin palabras!!

Jugar videojuegos le ha dado la oportunidad de hacer muchos amigos que cada día se reúnen en su casa para competir contra él; ya que está entre los mejores gamers de Indonedia, su ciudad natal, el logra utilizar su consola solo con la ayuda de su mentón, de esta manera logra vencer los obstáculos en los juegos y ganar competencias.

La vida de Tiyo se divide entre el colegio y los videojuegos, como todo chico normal; él va a clase cada día y usa un bolígrafo en su boca para hacer sus tareas, al volver a casa llega la hora de juegos con sus amigos.

En la condición de Tiyo es normal que las personas se retraigan, sean inseguros y se dejen llevar por los prejuicios, pero la formación que su familia le ha dado en valores y respeto hacia todos por igual le da la tranquilidad y las herramientas para continuar con su vida.

Dentro de su colegio, muchos maestros manifiestan que Tiyo está en edad física para el 2do año que cruza pero señalan que su intelecto es mayor a su edad. Lo cierto es que los videojuegos abrieron una puerta de posibilidades para este niño a pesar de no tener extremidades.

No olvides compartir esta hermosa historia si te ha gustado.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *