¡Nunca sacudas a un niño! Ni juegue a tirarlo al aire… POR FAVOR COMPÁRTELO!!!

El traumatismo craneoencefálico por maltrato, también conocido como lesión cerebral traumática adquirida, o síndrome del bebé sacudido, es un tipo de traumatismo craneoencefálico provocado por maltrato. Este tipo de traumatismo puede estar provocado por golpes directos en la cabeza de un bebé o niño pequeño, el hecho de tirar o dejar caer al bebé o de zarandarlo o sacudirlo. Los traumatismos craneoencefálicos son la principal causa de muerte por maltrato infantil en EE.UU. Cuando juegas tirando a un niño al aire le puedes causar daño cerebral permanente y, en algunas ocasiones la muerte! A esto se le llama síndrome de bebé sacudido.

Síndrome del bebé sacudido

Con tan solo tres segundos usted puede causarle daños irreversibles a su niño, ese tiempo es lo que tarda el Síndrome del Bebé sacudido, por eso nunca debe permitir que lancen a su bebé al aire, ni que lo sacudan. Este síndrome se refiere a un tipo de lesión cerebral que sucede cuando sacudes con violencia a un bebé o niño pequeño. Esos movimientos o sacudidas pueden causar hemorragias en las retinas o hemorragias en el cerebro. Más lesiones ocurren cuando tiras al bebé sacudido en una superficie, resultando en el síndrome de impacto sacudido.

El cerebro rebota

Cuando sacudes a un niño pequeño o bebé, el cerebro rebota desde un lado hacia el otro contra los lados del cráneo. Los bebés poseen cabezas muy grandes y pesadas en proporción con el resto de sus cuerpos. Esto provoca magulladuras, hinchazón, y hemorragia en el cerebro que es más pequeño que el cráneo. Algunas de las consecuencias de sacudir a los bebés o niños pequeños son verdaderamente extremas.

Tales como:

Daños al cerebro
Ceguera
Pérdida auditiva
Trastornos del habla y del aprendizaje, incluyendo retraso mental
Ataques epilépticos
Daño al cuello y a la espina dorsal, que puede llevar a disfunciones motores que varían en severidad desde torpeza a paralisis
Muerte

Estos son los síntomas del síndrome del bebé sacudido:

Un niño o bebé al que le han sacudido y por tanto tiene presión en el cerebro puede tener síntomas como estos:
Irritabilidad extrema
Vómitos
Poco apetito o problemas para alimentarse
Dificultades para respirar
Convulsiones (ataques)
Letargo (cansancio extremo, falta de movimiento, inhabilidad para mantenerse despierto)
Piel de color pálido – o azul
Magulladuras, como por ejemplo las marcas donde se le agarró, en los brazos o pecho
Una frente que parece más grande de lo normal, o una fontanela que parece sobresalir
Incapacidad para levantar la cabeza
Temblores (la temblona)
Incapacidad para concentrarse o seguir movimiento con sus ojos
Inconsciencia
Coma

¿Quiénes corren el riesgo de tener el síndrome del bebé sacudido?

Este síndrome se ve más a menudo en bebés de hasta un año de edad, y aquellos de dos a cuatro meses son los que corren un mayor riesgo. Dicho síndrome no suele suceder después de los dos años de edad, pero si la sacudida es extremadamente violenta puede afectar hasta los niños de entre cinco y seis años.

¿Quiénes sacuden a los bebés?

Las estadísticas arrojan que dos tercios a tres cuartos de la gente a la que se le ha encontrado culpable de sacudir a los bebés son hombres. Mientras que la escala de edades es grande, normalmente los hombres que sacuden a los bebés tienen veinte y tantos.

También se han encontrado madres y otras cuidadoras que han sacudido a los bebés. El síndrome del bebé sacudido puede suceder en familias de cualquier etnia, cualquier rango económico, y cualquier tipo de composición de familia. Los padres o los cuidadores pueden pensar que el sacudir al bebé hará que este pare de llorar.

¿Cómo es diagnosticado el síndrome del bebé sacudido?

El SBS debe de tratarse inmediatamente, se debe llevar al niño(a) a que le den atención médica de urgencia tan pronto como se den cuenta de que el bebé ha sido sacudido. Dependiendo de la severidad de los síntomas, los niños pueden requerir tratamiento como soporte respiratorio o una operación quirúrgica para parar una hemorragia. Algunos cuidadores que no digan la verdad pueden decir que el bebé se ha caído. Algunos síntomas se muestran enseguida, pero puede que otros no se hagan visibles hasta más tarde. Algunos niños pueden tener problemas de atención y problemas de comportamiento más adelante en su vida debidos a haber sido sacudido cuando eran bebés.

A los profesionales de la salud no siempre se les dice la verdad sobre si la sacudida ha sido parte de la lesión o no. Además, los bebés y niños muy pequeños no pueden contar a los médicos o a las enfermeras lo que les pasó o lo que les duele. Muchos de los síntomas del SBS (como la irritabilidad, el vomitar, o la apatía) también son comunes para las enfermedades menos serias como las infecciones virales.

Se ha sugerido que los médicos deberían de usar pruebas adicionales cuando parece que sea posible que haya una lesión cerebral. Los rayos-x pueden mostrar una fractura craneal y los médicos pueden recomendar una prueba de resonancia magnética (siglas en inglés MRI) o un escáner por tomografía computerizada (siglas en inglés CT). Se le debe de dar especial atención a cualquier evidencia de hemorragia retinal (hemorragia en la parte posterior del ojo).

¿Se puede prevenir el síndrome del bebé sacudido?

Sí. No sacudas a los bebés o a los niños, NUNCA.

Fuente: mentalidad creativa

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *